viernes, 3 de abril de 2009

Sin pies, sin manos... sin dientes

Y se va por la puerta, sin mirar atrás, como dicen mucho en las pelis y se hace más en la vida real.
Y ahí me quedo yo con mi cara de alucinado, el gato maullando porque no ha podido escaparse y diez millones de ideas peleándose por llegar la primera y hacerse comprensible.
Se va porque... joder, esto es explicar el génesis de la raza.
Porque no le he hecho sentir, otra vez, como ella necesita.
Porque no dejo que se ilusione como le pide el cuerpo.
Porque en el sexo me corro yo el primero y yo valoro más lo que ocurre antes, todo el rato de antes.
Porque después de follar ella se hace a un lado y yo me adapto y busco el mío. Porque no me doy cuenta de que aunque no haya indicios de necesidad de mimos, hay la, y son muy exigentes. Porque soy yo el que tiene que ir porque se lo debo.

Y ahí me quedo yo, con mi cara de alucinado, la polla resoplando todavía, y el gato a saber. Y yo esgrimo que no le debo nada a nadie, ni ella, que yo no busco correrme ni que se corra ella cuando follamos, sólo busco follar y disfrutarlo, y si te quedas con ganas de más, déjame pasar el periodo refractario y hacemos un segundo asalto.
Pero todo eso es pataleta, porque ella se siente un kleenex y quiere ser pañuelo de seda en mi solapa. Y yo que pensaba que nos lo estábamos pasando bien, ciego soy, ciego me siento y encima me han amputado las manos porque tampoco palpo.

Es la segunda vez que nos pasa. Después de la primera el tiempo se hizo colega y nos ayudo a reencontrarnos con cuidado y buen humor, hasta la consumación de hoy, que habiendo sido así, no podemos permitir otra recaída.
Y ella se desespera porque no le nace enfadarse conmigo tanto como su raciocinio le aconseja, y yo, listo, que soy muy listo, le digo que será porque tal vez no hay motivo para enfadarse.
Y ella me dice que si no puede enamorarse, si no puedo gustarle y si no puede correrse, ¿entonces, qué?
Y yo le digo que eso se llama asimetría y que qué pena que no congeniemos tanto como creíamos. Y ella me dice que no es eso, que se siente fatal. Y yo le digo que eso es el límite y que después de eso qué me queda por infligirle.

Y entonces se va por la puerta sin mirar atrás y yo me quedo pensando en las cosas que me pasan, en la mala suerte y en mis errores y si lo son, o si no, o si es ella, o si...

Y escribo, porque cada vez está más claro que son mis desequilibrios con faldas los que me empujan al teclado con más ímpetu. Será porque si no lo escribo no me aclaro, y el caso es que no me aclaro, y al final intento resumirlo en una frase para explicármelo fácil y poder explicarlo. Ella quería más y yo no, y ante eso, todo lo que yo haga simplemente sabe a poco.
Pero eso es sólo resumirlo para explicarlo fácil.

12 comentarios:

Anónimo dijo...

Por alusiones. (supongo que si quieres puedes borrarlo)

"No es verdad que te de vergüenza...te conozco". Sí Julio, si...me da vergüenza, o más bien me cuesta quitarme la ropa para ti, enseñarte mi cuerpo una vez más (lamentablemente en el caso de las mujeres se parece demasiado a nuestra alma), para ver...ruleta rusa, si esta vez también vas a sonarte los mocos con él. Y me conoces... No creo que sepas nada de mis vulnerabilidades y fortalezas, y eso que te has visto con casi todas ellas. Más bien creo que las tienes totalmente desubicadas. Lo que si podrías saber de mi es que cuando me aparto de tu lado en la cama, como ya ha pasado otras veces (4 de 6, por más que te joda), es que estoy herida, pensando qué hacer, si esperar o atacar. Como un bicho con medio cuerpo fuera de su madriguera.
Porque te corres tu el primero y el único, sin más remordimiento, sin generosidad ni arte en el sexo….”nena, valora mis caricias mientras las tuviste porque ahora ya es que estoy en plan refractario, ¿sabes?” He tenido tus huevos tan cerca y no les he dado cuatro vueltas de tuerca…no sabes cómo me arrepiento. “Porque yo me corro y yo valoro lo de antes… pero después a quien le importa, de mimos nada, a ver qué se ha creído aquí la señorita pañuelo de seda, que me voy a mojar algún dedo o la lengua, ag!…asquete. Os he dicho ya que me corrí, ¿verdad? Toma muesca en mi revólver! Que aprenda Jonás…el pobre.” Por lo menos tu polla resoplaba, porque yo todavía estaba cogiendo aire… y por cierto, ayúdame con la definición de “consumación”, que creo que me patina.
Estás cegado del miedo que tienes al amor y a cualquier cosa que se le parezca. Que no me parece mal, tú sabrás lo que has vivido y lo que quieres evitar, es cosa tuya…pero me estás juzgando mal y me estás tratando peor. Te crees que yo QUIERO que nos enamoremos, chico, y tampoco es eso. En efecto estoy abierta a cualquier cosa que venga y que sea buena. Me hace más ilusión una relación si veo que en ella pueden caber cuantas más cosas buenas mejor. Esto me parece lógica de cajón. Y a la primera de cambio como no quisiste decirme “te quiero”, o que te lo dijera yo, optaste por dejar las reglas bien claritas: “Aquí no se enamora uno, no se debe nada a nadie y por cierto…si no te corres, no quiero dramas!” “Que bastante tengo YO ya con lo MIO.”
Después de ese tiempo colega en que mis albatros volvieron a casa, mareados pero enteritos, volví porque asumí las reglas del juego.
"Aceptamos Julito como revolcón ocasional, con 0 romanticismo y exclusividad -4." Ya sabía que nada de pañuelo de seda, nene, pero…una persona, soy una persona.
Si se supone que no debo querer más que tú, Julio, al menos asegúrate de que tengo lo mismo. Porque si no, la equidad no se está rompiendo por donde tú crees.

JuliusDesperate dijo...

Yo no borro, nunca.
Lo bueno de las cosas que pasan a dúo es que cada uno tiene su versión de las cosas, o cada uno entiende las cosas como mejor puede.

Es bueno ver que yo no sé nada, que soy un torpe absoluto, y que tú en cambio dominas y conoces todo lo acontecido. Suerte que tienes.

Un placer, supongo.

Sr. Tejón dijo...

A ver, por partes:
1. Si eres tú mismo el que has escrito texto y comentario, has tenido un puto momento de estado de gracia. Me había gustado mucho la entrada, en tu blog abundas un poco demasiado en tu intimidad, pero me sigue encantando como escribes, lo brutal es que mientras leía pensaba que te iba a comentar que era una pena que con la habilidad que tienes para plasmar las luces y sombras de la intimidad siempres andes metido en el mismo personaje. Te iba a retar a que escribieses desde el punto de vista de una chica. Yo en concreto soy un tío muy femenino, cada vez más, tengo muchas amigas y de entrada me siento más cómodo entre mujeres que entre hombres, pienso que lo femenino y lo masculino son cosas imposibles de definir con concreción pero son principios reales que configuran nuestro mundo humano. Encontrarme con la respuesta ha sido grandioso.
2.Sobre la respuesta de ella, de ti, seas quien seas, decir que es fantástica, pone a Julius (sin ánimo de faltar) en su sitio en muchas cosas. Lo curioso es que escribes también muy bien y tu estilo de frases cortas, concisas, efectivas (también un poco efectistas) se parece mucho al de Julio. O sois el mismo o pensáis parecido, porque quien escribe parecido piensa parecido... el Mundo es un sitio extraño...
3. Todo esto me ha hecho pensar en un artículo de periódico que leí hace poco. La cosa era que ya le han puesto nombre al fenómeno de vender la propia intimidad, pero no una verdadera intimidad si no la intimidad preparada, montada y maquillada que vendemos en nuestros blogs, facebooks, reality shows, etc. El fenómeno me interesa mucho y además le han puesto un nombre sacado de Lacan (uno de mis ídolos intelectuales, si no el más): extimidad. En Lacan extimidad significa otra cosa, pero el nuevo concetpo tiene así mismo mucha miga. Sobre eso voy a aescribir esta noche en mi blog, inspirado por la entrada "sin pies, sin manos... sin dientes" y por eso agradezco como siempre a Julius y en este caso también a "ella" el aberme sugerido y entretenido un rato. Este blog mola!
4.Yo creo que os gustáis.
Plata y oro.

El patio dijo...

Menudo análisis, Sr. Tejón, de algo tan simple como un polvo mal echado, eso sí, como siempre en Julius, magistralmente expuesto, un desnudo integral, una vez más, sobre el teclado, el estallido creativo producto de devaneos o "desequilibrios con faldas" como al genio le ha salido llamar.
Me van a perdonar ustedes, los hombres, pero cuando un hombre reta a hablar desde el punto de vista de una mujer me da la risa, vamos, que una carcajada sonora acompaña a una frase que emana de mi cerebro, y no es otra que "pobres infelices".
No obstante, una vez más, lleva razón el genio, esto no es más que una total "asimetría", del cuerpo y del alma, un abismo entre vosotrOS y nosotrAS.
Tu estado de inconsciencia volvió a provocar incendios, genio del folio en blanco, y una vez más, te empuja al teclado y, una vez más, bordas tus estados con frases geniales, que al fin y al cabo a quienes te leemos es lo que nos importa, tu manera de dejarlo por escrito. Espero que el día que despiertes no todos se hayan ido.
Saludo, genio.

Anónimo dijo...

"Yo". Bonita palabra que usada de manera abusiva hace que aquel que la usa deja de ser escuchado, aquel que la usa deja de ser valorado, aquel que la usa deja de ser ... aceptado por "nosotros". Aceptado en sus opiniones, aceptado en sus pensamientos, aceptado, claro, en sus reivindicaciones. 15 veces aparece la palabra "yo" en tu descripción, 15 veces que, una a una, hacen que tu voz pierda fuerza, que cada uno de "nosotros" no nos veamos reflejados en tu espejo, ese espejo, primero, traslúcido, y luego opaco, empañado por los múltiples "yo", claro, que de algo titulado "EGO" qué puedes esperar. Quizás hubiera sido más útil para tu "yo" un uso menos abusivo de la palabra, del significado de su uso, una atención más dedicada al "tú", un análisis más objetivo del "tú" frente al "yo". En los tiempos que corren el "yo" pierde fuerza, ganando el "nosotros", eso sí, pasando primero por escuchar el "tú", paso necesario para poder utilizar el "nosotros". Si tanto valoras el "yo" comienza escuchando al "tú".
Amigo, creo que el uso del "yo" te hace alejarte de un "nosotros", que quizás sea lo que pretendes. Si es así, espero que dejes claro este punto desde el primer momento para evitar estos malentendidos. Serviría con una presentación así como "hola, yo me llamo Julio", aunque, sinceramente y a nivel personal, a mi me gusta más preguntar su nombre primero. Hacer esto hace que tu "yo" se enriquezca de lo que aprende de un "tú" y, poco a poco, haga que puedas llegar a utilizar "yo" sin necesidad de usar la palabra.

JuliusDesperate dijo...

Toma zapatilla el análisis pseudofilosófico lingüista que se ha marcado alguien por aquí centrándose en el estudio de los pronombres personales en un texto que es MÍO, que no pretende ser ESPEJO de nadie, que como título lleva EGO y que nadie obliga a leer a nadie.
Si te apestan los yo, leete un libro de autoayuda, que ahí todo está en segunda persona. Me encanta lo de "aceptado por nosotros". Jajajajaja. Por favor, aceptadme tal y como soy, con mi ego subido y mi megalomanía blogera.
Lo que hay que ver. Yo escribo para mí, colega, y si no te gusta, ya sabes, hay miles de millones de blogs esperando tus tan sesudas como inútiles críticas. Háblame de cómo escribo, no de que lo haga en primera persona, que eso, permíteme, es licencia de escritor.

Desde Londres dijo...

Nada, mi niño, que se empeñan en que seas oveja de redil. Nadie sabe leerte... (salvo un par de flipadas por ahí.
Ahorra explicaciones inútiles (del yo, del tú del nosotros), coño, estás por encima de todo eso. Creo que ya lo he escrito por ahí, craso error el de intentar entenderte desde nuestra mediocridad de adultos. Un placer volver a leerte... Aún te reinvento, y yo no me echo a un lado, me acomodo en ese hueco entre tus piernas y tu vientre. Así me gusta pensarte.
Besos, siempre.

Elferfer dijo...

Realismo sexual vs. Nihilismo emocional.

...y toda discusión llevada al extremo acaba en semántica.

¿Quien puede juzgar?

Pilili dijo...

Bufffff!!! Buceando por el maravilloso mundo de internet me encuentro este blog... y siento decir que de "maravillosa maestria a la hora de plasmar ideas" nada de nada... me parece que el post está bastante mal redactado y rezuma egocentrismo y poca empatía lo mires por donde lo mires...es bastante triste que en pleno siglo XXI todavia haya hombres que busquen el placer propio y exclusivo en la cama, y dejen en un segundo plano a la mujer... es triste e inmaduro... Lo más brillante de todo el post es la entrada del "anonimo por alusiones" claro, conciso y directo. Espero ¿Julio?¿Julito?¿Julius? que evoluciones un poquito y que pases ya la pantalla del yomemiconmigo!!!!

Sr. Tejón dijo...

Joder, la que estás montando... Deberías estar contentísimo, "que hablen de nosotros aunque sea bien" decía Dalí (a veces me paso de pedante). Sobre como escribes ya sabes que a mí me gusta. Una cosa fantástica de tu blog y de tu forma de escribir, que para mí es un valor muy muy importante, es que es fácil de leer, eres entretenido. La grandísima mayoría de blogs en los que entro me acaban aburriendo, a menudo me cuesta acabar incluso la primera entrada que ojeo, tú siempre tienes ritmo, siempre me da buen rollo que hallas sacado algo nuevo...
Sobre las críticas morales, en fin... qué aburrida es la gente. Una cosa es que te critique la persona que está teniendo una relación contigo y otra que lo haga quien no te conoce de nada. Ese tipo de cosas suele ser poco más que un reflejo de los propios defectos o de las propias frustraciones (Además yo todavía sospecho que en realidad eres una juvilada gaditana de 73 años y que todo es un montaje...).
En fin, lo más importante es que todo esto significa que te han leido. Al fin y al cabo de eso va la cosa de escribir y publicar... Extimidad, mundo extraño en el que vivimos, con tantas cosas terribles pero, a veces, con otras maravillosas...
Saludos.
Y publica más, vago.

JuliusDesperate dijo...

Me parto la caja.

Tejón, como siempre, a tus pies.

Los moralistas, como siempre, a mis pies. Porque yo lo valgo. Yo, yo, yo...

Ghost dijo...

Como en la canción de Mecano, Julius hace su pared con nuestras piedras. Y no valoraré moralmente si esto es bueno o malo. No tiene sentido... ¿te funciona, Julius? ¿Eres feliz así? ¿Te encuentras a tí mismo?
Desde que no somos clones en los roles que se nos asignan por ser hombre/mujer, sino que inventamos nuestra masculinidad y feminidad de manera individual, los engranajes es verdad que van más desencajados. Cuesta más forjar identidades y también relaciones, no hay nada escrito, ni siquiera una guía de conducta ante situaciones sexualmente desiguales. Ni qué decir de lo emocional…
Así que Ego, cuya identidad no sólo pone en duda Tejón, sino él mismo, quien ya nos ha confesado antes que sólo necesita mirarse de vez en cuando al ombligo para sufrir, y que le faltan raíces, y que la primera vez que le pasó esto se sintió como un troglodita, y que en Sin Asunto no olvidemos que consideraba un fin en si mismo el orgasmo de su amante…Ego al desnudo está bajo un bombardeo de reproches, críticas, estereotipos y moralinas por culpa de un post que, sí… no le ha salido tan redondo como otros. Este 15 veces Ego se ve forzado a enrocarse y a hacerse fuerte entre muros de autodefensa con los que construye su identidad. En su texto hay tanta inconsciencia y perplejidad, y sin embargo en sus respuestas se ríe de todos. Los que le arrojan todas estas críticas morales, lejos de espabilarle de su inconsciencia, de su perplejidad y de esa eterna sensación de inmovilidad durante la catástrofe (me pego un tiro y lo veo todo pasar mientras escucho una música que ni siquiera me gusta...me quemo a lo bonzo mirando por la ventana, se me caen los músculos a pedazos y no emito un solo sonido)…sólo le dan motivos para creerse quien no es.
Julius, no lo hagas.

Reivindicarás una y mil veces el espíritu sólo literario de tu blog, pero es que aquí hay mucha miga…mis disculpas y mi respetos.